900 millas a Metrópolis

Que Lex Luthor no era un personaje positivo (había escrito una buena persona, pero claro… no son personas) lo tenía claro desde mucho tiempo antes… Eso sí, nunca me había planteado lo sádico que podría llegar a ser el personaje…

Hasta que Byrne realizó una historia corta, sólo son siete páginas en la que demuestra el carácter que él y Marv Wolfman (según Marv Wolfman el personaje fue así según sus indicaciones… pobre hombre, está mayor ya…) le quisieron dar al Luthor post-Crisis.

Y digamos que no era un carácter demasiado positivo… En esta encarnación Lex Luthor era un millonario sin escrúpulos que odiaba a Superman por una razón mejor que por un accidente que le había dejado sin pelo… Tampoco habían vivido juntos en Smallville… Simplemente, Superman había aparecido y le había “robado” el “amor” de los ciudadanos de Metrópolis… cosa que no le había sentado nada bien a Lex.

De cualquier forma, hasta esta historia en concreto, no se había visto lo malvado que podía llegar a ser Luthor… sí, se le había visto contratar a unos terroristas para hacer aparecer a Superman y poder ofrecerle un trabajo, se le había intuido “persiguiendo” a Lois Lane, creando un clon malvado de Superman (síp, Bizarro), ¡¡incluso había descubierto la identidad secreta de Superman y la había desestimado porque no creía que nadie con ese poder podría esconderla para hacerse pasar por un humano!!.

Pero nunca se le había visto en un plan tan cabrón como en las siguientes páginas…






(Obviamente, pulsando en ellas, podrán leerlas a mayor tamaño)

(Perdonarán la deficiencia en el “acabado” de las mismas, pero le doy más importancia a la historia que al (escaso) trabajo que he realizado en su traducción… El comic sans va dedicado a El Tete y sus problemas de conexión)

Inquietante, ¿verdad?

A %d blogueros les gusta esto: