Una brevísima sobre cómics…

Le comentaba el domingo a mi primo al respecto del número de Spider-Man en el que aparece (a la hora en la que escribo esto) el presidente electo de los USA: “¿Cómo coñe van a hacer en Marvel con Obama?”

Porque claro, Bush era fácil de manejar, todo el mundo lo ponía de idiota p’arriba, que si era un negado, que si era no-sé-qué, así que era fácil echarle la culpa del giro hacia el lado oscuro del Universo Marvel… Pero claro… Obama a quien, sin haber hecho nada (todavía), todo el mundo le lanza flores, le llaman la esperanza de la humanidad, el nuevo J.F.K. (que conste que creo que esto no tiene por qué ser nada bueno, deberíais haber tenido al mismo profesor de Historia que yo en el instituto para saber a qué me refiero), etc… ¿cómo va a ser culpable Obama de que… cierto personaje (intentemos evitar los spoilers) haya asumido el cargo del que han expulsado a Tony Stark y sea el líder de los USA durante la etapa más oscura del Universo Marvel?


Pues no sé cómo lo arreglará Quesada, pero algo seguro que hace… ¿cómo va a perder la oportunidad de vender un solo tebeo por minucias como esa? Y que conste que lo tiene complicado… porque o le engañan (mala señal) o lo controlan de alguna forma (todavía peor) o… ¿manda al cuerno todos los planes de su guionista estrella para el próximo año? Está chunga la cosa.

————————

En otro orden de cosas…

¡qué sea la última vez que alguien dice que Cíclope no los tiene bien puestos! Coñe ya…


Inquietante, ¿verdad?

A %d blogueros les gusta esto: