Después del anochecer de Stephen King

Y está clarísimo que cualquier tiempo pasado fue mejor… Qué pena de hombre, por Dios. ¿Y qué decir de la portada? Madre mía, madre mía… ¿Cuánta gente habrá pasado del libro al verla? Yo no me he puesto a leerlo antes por su culpa, así que…

Después del anochecer de Stephen King

Una colección de trece relatos impactantes y escalofriantes. En su primer libro de cuentos desde Todo es eventual (Plaza & Janés, 2006), Stephen King nos lleva por mundos fascinantes y terribles donde todo puede ocurrir. Misterios sin resolver, asesinatos y venganzas, accidentes y muertos que creen estar vivos, horribles experimentos farmacéuticos, una mujer que no para de correr para olvidar, una niña que cura enfermedades terminales… Con excepción de «El gato del infierno», escrita en los años setenta, King escribió estos relatos después de su famoso roce con la muerte, y la crítica los ha calificado como los mejores.

El atardecer es aquel momento en que el devenir humano toma derroteros sobrenaturales, aquel instante en que la luz se transfigura en tinieblas. Cuando el sol se esconde, la imaginación comienza a deslizarse por sombras que derivan en la oscuridad más absoluta y la luz del día huye despavorida de la faz de la Tierra. “Después del anochecer” es, en definitiva, el momento del día perfecto para Stephen King. En “Después del anochecer” Stephen King reúne una colección de catorce relatos tan asombrosos y escalofriantes que te obligarán a dormir con la luz encendida.

Con la luz encendida si tenéis obsesión con el 11-S… los lectores habituales sabemos que Stephen King se saca de en medio sus miedos a base de escribir sobre ellos… Por lo que se vé, el 11-S le ha dejado muy marcado. De todo un poco en estos relatos, la sensación general tengo que decir que no ha sido buena. Y podéis creéroslo o no, pero me fastidia muchísimo más a mí que a vosotros. Lo malo es que la gran mayoría de los relatos recuerda a otras historias previas.

Los relatos son los siguientes, ya sabéis, un breve resumen y mi opinión sobre el mismo:

  • Willa: historia acerca de las víctimas de un accidente de un tren Amtrack en una pequeña ciudad de Wyoming. Mientras los pasajeros esperan un tren de rescate que los saque de la estación donde están, David busca a prometida, Willa, que ha dejado la estación y se ha ido a un bar en la ciudad. Regularcilla, la sorpresa es buena pero tarda demasiado en llegar a ella y no está especialmente lograda.
  • La chica de pan de jengibre: es la historia de Em, una mujer que deja a su marido para huir… pero terminará viviendo su peor pesadilla. Correr, correr, correr sin parar y si paras… mueres. A ver, StephenKingmaníacos… ¿a qué libro anterior de Stephen King os recuerda? Otra que resulta regularcilla.
  • El sueño de Harvey: Harvey Stevens suele tener sueños un tanto particulares, casi premonitorios. Y siempre suele compartirlos con su esposa. Pero esta vez, su último sueño puede convertirse en una pesadilla muy real. Y cambiar para siempre su vida. La historia en sí misma es buena pero… no me acaba de convencer.
  • Área de descanso: el escritor John Dykstra llega a un área de descanso en la ruta para encontrarse con una brutal secuencia de violencia doméstica, entre un hombre y una mujer. En lucha interna entre su personalidad y la de su seudónimo, decide intervenir y ayudar a la mujer. Las consecuencias de su acción tal vez dejen secuelas… No me ha gustado. Así sin más.
  • La bicicleta estática: Richard Sifkitz está llegando a una edad (rozando los cuarenta) en la que empieza a preocuparse por su salud. Por indicaciones de su doctor, decide comenzar con un régimen agresivo de ejercicios, por lo que decide comprar una bicicleta fija. Demasiado fantástico para que funcione del todo bien, tiene buenas cosas pero… no termina de funcionar.
  • Las cosas que dejaron atrás: trata de Scott Staley, que después de escapar al desastre del 11-S empieza a recibir objetos que pertenecieron a sus compañeros de trabajo, compañeros que trabajaban en las Torres Gemelas cuando llegaron los aviones. Son cosas que tenían en sus escritorios o en la oficina. Cosas que eran especiales para ellos. El más evidente en cuanto a sus obsesiones sobre el 11-S, otro que no me acaba de convencer del todo, la parte de la amistad entre vecinos está bien, pero… le falta algo.
  • Tarde de graduación: Cuenta la historia de Janice, que es una chica no tan rica que sale con Buddy, que es un chico rico. Los padres de él no aprueban su relación y Janice además sospecha que terminará bastante pronto. Lo que no sabe es cómo de pronto. Otra que tal, esa sorpresa final no termina de convencerme, ni eso ni el resto del relato.
  • N: Cuenta la historia de un terapeuta, el Dr. Johnny y su particular obsesión con el caso de un paciente al que llama simplemente “N.” y que, poco a poco, va cayendo en la locura. Ahora… ¿es contagiosa una obsesión? ¿Está “N.” loco realmente? ¿Qué tiene que ver un círculo de piedras como Stonehenge con los demonios y el orden establecido de las cosas? Como obsesión no está nada mal, no es un mal relato pero no acaba de ser redondo, ha perdido mucho en cuanto al ritmo de este tipo de relatos.
  • El gato del infierno: un asesino a sueldo llamado Halston es contratado por Drogan, un viejo moribundo, para matar a… ¡un gato! Halston acepta el trabajo, pero como es de suponer en una historia de Stephen King, no será tarea sencilla deshacerse de tan inofensivo animalito. Si este es de los mejores es debido a que tiene 30 años de antigüedad… Lo cuál es bastante triste si lo piensas bien. Esta no es que sea una copia de otra, es que ha sido adaptada no-sé-cuántas veces.
  • The New York Times a un precio de ganga: Annie acaba de perder a su marido en un accidente de avión hace un par de días y ahora es la hora de su funeral. Mientras se prepara para ello y su familia espera abajo, suena el teléfono. Al principio le molesta que nadie lo coja, ni siquiera el contestador, y lo tiene que hacer ella misma. Cuando lo hace y escucha a su marido James en el otro extremo, entiende que esta llamada es para ella y sólo ella. ¿Recordaís “Lo siento, número equivocado“? Pues es exactamente lo mismo pero modernizada y arreglada… Más o menos. Me gustaba más la primera.
  • Mudo: es un agradable pequeño cuento acerca de un hombre, Monette, y su lucha con la reciente traición de su esposa. Después de 26 años de matrimonio acaba de confesarle que ha tenido un amante durante los últimos dos años, que ha robado dinero en su trabajo y que lo deja. Monette confiesa todo esto a un sacerdote y durante su confesión le habla acerca de un autoestopista sordomudo con ropa vieja y zapatillas de deporte sucias que recogió no hace mucho. Me ha gustado bastante, sobre todo la conversación con el sacerdote, lo del giro del autoestopista… pelín forzado, ¿no?
  • Ayana: Ayana trata de un hombre cuyo padre está agonizando por un cáncer de páncreas. Justo cuando él y su familia se están preparando para que muera, una joven, Ayana, aparece en su habitación de hospital. Besa al hombre que agoniza y ¿adivinad qué?. Vence al cáncer y sigue viviendo unos cuantos años más. Otra que no me gustó lo más mínimo. Valiente chorrada.
  • Un lugar muy estrecho: lo más inquietante de la historia es la situación en la que se encuentra el protagonista, Curtis Johnson. Termina ahí por culpa de su vecino Tim Grunwald, también conocido como El Hijoputa. Veréis, Grunwald cree que Curtis es un brujo y que está detrás de todas las cosas malas que le han estado ocurriendo últimamente. En un momento dado se vuelve demasiado asquerosa, de cualquier forma es bastante buena, de las pocas que se pueden salvar de la recopilación.

Pues el conjunto es bastante flojo, exceptuando dos o tres relatos el resto son bastante olvidables. Os puedo asegurar que no he tenido que dormir con la luz encendida, incluso me he quedado dormido leyendo alguno de los relatos así que os podéis imaginar el miedito que dan. Sí, hay cosas que recuerdan al Stephen King bueno, pero la gran mayoría… buff.

Los resúmenes de los relatos los he sacado de Taringa, no sé exactamente quién lo hizo, pero si lo encuentro os aseguro que lo pondré por aquí. Y aquí lo tenéis.

Inquietante, ¿verdad?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: