Lo mejor de Mr. Sunshine…

…pero quizás algunos no sepáis de qué estoy hablando. Así que os escribiré una breve introducción de la misma.

Mr. Sunshine es una serie creada para el lucimiento personal de Matthew Perry – en algunos blogs se dice que Matthew Perry no es Tina Fey y yo digo… ¿por qué debería serlo? – que es el protagonista de la misma y que interpreta al gerente de un estado deportivo que mantiene un lío con una de sus compañeras – cosa subsanada en el primer capítulo – y tiene una jefa chiflada con la que tiene que lidiar día trás día…

El elenco protagonista, además del propio Matthew Perry, cuenta con Andrea Anders – la rubia locuela de Better Off Ted y creo, puedo equivocarme ojo, que era la vecina de Joey en su serie -, James Lesure – Mike en Las Vegas, uno de los encargados de la seguridad en el casino -, Nate Torrence – Lloyd en Superagente 86 -, Portia Doubleday – lo siento, no la conocía antes de esto, pero su personaje es francamente espectacular -, y, finalmente, Allison Janney – CJ Cregg en El Ala Oeste de la Casa Blanca -, con diferencia lo mejor de esta serie…

(Para que luego hablen del tráfico de influencias, los cuatro del centro han trabajado a las órdenes de Aaron Sorkin y, por lo que se ve, se cuidan unos a otros... Y la rubia de la derecha trabajó durante un par de años en la serie de un antiguo compañero - durante diez años - del protagonista de la serie)

Y, como habréis supuesto, voy a hablar sobre Allison Janney… Allyson Janney interpreta a una millonaria semi-chiflada, divorciada por lo menos en cinco ocasiones, con un hijo con el que no ha tenido ningún tipo de trato desde que nació pero con el que intenta llevarse bien… a través del empleado que la saca de todos los líos. ¿Por qué digo que es lo mejor de la serie? Porque, entre otras cosas, en el último capítulo, además de meterle una paliza a Pitufina, se marca un baile sobre hielo con Papá Pitufo…

¡¡Impresionante!! Pero esta no es la primera vez que Allison Janney se “enfrenta” a un peluche gigante… En un capítulo de la quinta temporada de El Ala Oeste de la Casa Blanca – serie que debería ser de obligado visionado para cualquier persona que haya seguido alguna vez una serie de televisión – la larguirucha C. J. Cregg descubría que compartía asiento con…

Una más que extraña pareja televisiva

¡¡Caponata!! Bueno, aquí la llamaban Caponata – y sí, para mí siempre será una hembra y no un macho, sea de la raza que sea -, en los USA creo que recibía el nombre de Big Bird o algo por el estilo…

Igualmente, Allison Janney, hacía una aparición especial en Studio 60 on Sunset Street como artista invitada al programa más desastroso de la temporada… Curiosamente era un capítulo en el que los tres protagonistas de la serie, Matthew Perry, Amanda Peet – con lo que me gusta esta chica y lo poco que aparece – y Bradley Whitford – genial su nueva serie The Good Guys que, por desgracia, ya han cancelado -, no aparecían en el capítulo pero da igual porque lo realmente genial era la relación entre Allison Janney y Timothy Busfield – que en El Ala Oeste – hacía de su interés, más o menos, amoroso durante los siete años que duró la serie… Su química seguía manteniéndose después de todo.

¡¡Grande Allison Janney!!, ¡¡premios a tutiplén para ella!!

Inquietante, ¿verdad?

A %d blogueros les gusta esto: