Marvel Figurine Collection 129 – Ant-Man

Cuatro Vengadores… un ladrón, una mutante, un dios griego y una forma de vida robótica sentiente… en la variedad esta el gusto. O algo así.

El fascículo de Ant-Man es una oda al fallecido Scott Lang… ¡¡y a John Byrne!! Todas las imágenes del cómic en el que Scott consiguió su traje y sus poderes son de Byrne… y no sabéis (o quizás sí) lo bien que dibujaba ese tío antes… En fin, Scott Lang siempre ha sido un héroe un tanto peculiar no sólo por sus poderes, poderes que como todo el mundo sabe no le llegaban a nada a Hank Pym y que Scott disfrutó como un enano – y no, no era un intento de chiste -, si no por todo lo que tenía detrás… era un exconvicto, divorciado y con una hija que roba un traje de superhéroe para ayudar a su hija enferma y que, con su actuación, convence al dueño del mismo que le ofrece quedarse con el… Contratado por Tony Stark como técnico especialista sin saberlo ayuda a su jefe a liberarse del encierro que sufría en su armadura. A pesar de ayudar en un par de ocasiones a Los Vengadores les costó lo suyo ofrecerle un puesto en el equipo (seamos serios, ¿qué hizo Gilgamesh para conseguir su puesto?) y eso fue después de que formase parte de los Cuatro Fantásticos durante la etapa en la que estuvo sustituyendo a Reed Richards mientras este estaba muerto (o desaparecido, una de las dos cosas) y de formar parte de los Héroes de Alquiler patrocinados por Namor… Como su etapa en Los Vengadores, además de breve, tuvo una resolución estúpida a manos de Bendis mejor dejarlo correr… Como comprenderéis de su etapa como Myrmidon no pienso decir nada de nada, pero nada de nada. La figura está bastante bien, probablemente sea porque tiene toda la cara tapada y eso resulta de mucha ayuda. El traje clásico del Hombre-Hormiga es uno de los mejores trajes que se han diseñado y qué bien se mantiene el jodío.

Inquietante, ¿verdad?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: