Una de estatua… y otro anillo

Y este es de traca, podéis creerme…

Empecemos por el anillo… ¿Recordáis un post titulado Anillos de los Lantern Corps – si no lo recordáis podéis pulsar en el enlace y ya está -? Pues bien, en aquel post aparecían los siete anillos del espectro emocional más el anillo negro de los Black Lanterns – la falta de emoción, o lo que es lo mismo, la muerte – y en este aparece el noveno – y esperemos último – de los anillos… El que corresponde a los White Lanterns – hasta ahora un grupo reducido de resucitados – y que, por el momento, no tienen un juramento con el que acompañarlo…

La verdad es que este lo tengo por aquí desde hace una temporada larga, pero por circunstancias aleatorias no pude ponerlo hasta ahora.

Pero vamos al tema principal del post… la estatua.

¿Y qué estatua dirán ustedes?

Pues la estatua que viene dentro de esta caja…

¡¡Sastamente!! La única e inimitable estatua de Spider Jerusalem sentado en un váter mientras habla con su editor y con su gata vigilándole… Verdaderamente grandiosa.

Eso sí, si alguien quisiera (o quisiese) hacerme una oferta por la misma tendría que tener en cuenta varias cosas: 1. es una edición limitada – y he pagado un precio alto, que no voy a revelar, por la misma -; 2. además de ser una edición limitada a la estatua parece faltarle una capa de color por lo que la misma es todavía más exclusiva de lo que podrían imaginar…

Inquietante, ¿verdad?

Otras figuritas – Guy Gardner y el Santo de los Asesinos

Como podéis ver, dos personajes sumamente positivos, sólo podría mejorarse esto con una figura de Hitman… XD

Al tema, empecemos por el Santo… dado que ya tengo las otras tres figuras que han salido de Predicador y la he encontrado en eBay a un precio razonable, pues… ¿cómo resistirse?

La de Guy… Otro tanto. Tengo las figuras del resto de Green Lanterns terrestres y sólo me faltaba la de Guy, figura que llevo buscando mucho tiempo. Quizás no es este modelo en concreto, pero oyes… hay que conseguir el que se puede conseguir.

Inquietante, ¿verdad?

Anillos de los Lanterns Corps

Vaaaaale, quizás la categoría Otras figuras DC no sea totalmente correcta, pero… ¿dónde lo pondríais vosotros? Pues eso.

En eBay, bastante baratos – todo hay que decirlo – los 8 anillos de los distintos Cuerpos de Linternas que cruzan el cosmos actualmente del Universo DC…

A ver cuánto tiempo tarda en aparecer el anillo blanco ese famoso…

En fin, los anillos y los juramentos de sus portadores…

  • Green Lantern

In brightest day, in blackest night,
No evil shall escape my sight
Let those who worship evil’s might,
Beware my power… Green Lantern’s light!

  • Star Sapphire

For hearts long lost and full of fright,
For those alone in blackest night,
Accept our ring and join our fight,
Love conquers all– With violet light!

  • Indigo Tribe

Tor lorek san, bor nakka mur,
Natromo faan tornek wot ur,
Ter lantern ker lo Abin Sur,
Taan lek lek nok — Formorrow Sur!

  • Blue Lantern Corps

In fearful day, in raging night,
With strong hearts full, our souls ignite,
When all seems lost in the War of Light,
Look to the stars– For hope burns bright!

  • Sinestro Corps

In blackest day, in brightest night,
Beware your fears made into light
Let those who try to stop what’s right,
Burn like my power*… Sinestro’s might!

  • Agent Orange

¿Mine?*

  • Red Lantern Corps

With blood and rage of crimson red,
Ripped from a corpse so freshly dead,
Together with our hellish hate,
We’ll burn you all–That is your fate!

  • Black Lantern Corps

The Blackest Night falls from the skies,
The darkness grows as all light dies,
We crave your hearts and your demise,
By my black hand–The dead shall rise!

* Esto a falta de que se desmienta que el juramento real de los Orange Lantern es el estribillo del I want it all de Queen, claro… XD

Inquietante, ¿verdad?

Camino tortuoso de Warren Ellis y Rorschach

Camino tortuoso de Warren Ellis

Norma Editorial

Warren Ellis, el guionista responsable de éxitos como The Authority o Transmetropolitan, debuta en la novela con Camino tortuoso, un auténtico descenso a los infiernos en clave contemporánea que Norma Editorial publica este mes en su colección Brainstorming.

Mike McGill es un detective acabado. Sin un solo cliente, abandonado por su novia y sin un centavo en la cuenta, su única esperanza es recibir algún trabajo que le saque de ese pozo. Su suerte parece cambiar cuando el mismo gobierno de los EE UU se pone en contacto con él para recuperar un libro que oculta un terrible poder. Sin embargo, será solo el primer paso de un descenso a lo más profundo de la depravación humana…

Warren Ellis muestra su cara más gamberra y deslenguada con una novela de género negro al más puro estilo Dashiell Hammet, con ese toque personal de Ellis hacia lo más grotesco del hombre: homosexuales aficionados a inyectarse agua salina en sus genitales, una adolescente “omnisexual”, onanistas de películas de Godzilla o un millionario con una empresa de sexo por Internet serán solo algunos de los obstáculos que McGill encontrará a lo largo de su trayecto por media Norteamérica.

Precio: 15,00 euros

 

[…] ¿Esos episodios de El Ala Oeste de la Casa Blanca, donde el presidente tiene infartos cerebrales de esclerosis múltiple? ¿A qué cree que estaban aludiendo?
Me reí.
– Así que usted miraba ese programa.
Encontró unas gafas de sol negras en su chaqueta, y se las colocó torpemente.
– La CIA ha estado dirigiendo a Aaron Sorkin desde hace años. Él filtra todo esto cubriéndolo como ficción para sondear las aguas. Cada vez que se pone demasiado mono, le colocamos crack en los aeropuertos. O le hacemos escribir Studio 60.

Y… es Warren Ellis desatado mostrando su visión de los USA, al menos de la parte de los USA que a él parece gustarle más… obsesos sexuales que se ponen viendo películas de Godzilla, obsesos sexuales que se inflan las pelotas con aguas saladas, obsesos sexuales que… van cogiendo la idea de por dónde van los tiros, ¿verdad?
Un Warren Ellis totalmente desatado que, por un lado, nos muestra una trama conspirativa del gobierno de los USA por la que quieren lavarle el cerebro a los estadounidenses usando una constitución alternativa escrita hace doscientos años y que ha ido pasando de dueño a dueño generalmente por motivos sexuales de lo más bizarros… Por otro lado se centra en esos actos sexuales bizarros y se recrea en ellos contraponiendo a dos personajes de fondos totalmente distintos, un detective, Mike McGill, fracasado y lamentable a la vieja usanza y una estudiante universitaria, Trix, multiorgásmica que quiere hacer un estudio sobre la América “profunda”, hablando de prácticas sexuales, claro.
Mike es contratado por el jefe del gabinete para conseguir ese libro a cambio de una importante cantidad de dinero y su silencio. Mike, acompañado por Trix, comienza la búsqueda del libro en un viaje que le llevará de un extremo a otro de los USA siguiendo la pista del mismo a través de unos personajes, casi nunca positivos, que le llevan de unas prácticas sexuales demenciales a otras… Algunos obligarán a Mike a participar en sus prácticas (especialmente asquerosa – para mi gusto – es cuando le llenan a Mike las pelotas de agua) y en otras Trix participará gustosamente… Como no podía ser de otra forma, Mike acabará enamorándose de Trix aunque todo le dice que es un error… Curiosamente, el único personaje positivo de la obra es el millonario con la empresa de porno por internet, sí, eso no parece muy positivo, pero oye… lo que hace gracias a ella sí que lo es. No os voy a decir qué es lo que hace porque algo tengo que dejar que descubráis por vosotros…

Es una lectura entretenida, desagradable en muchas ocasiones – que es lo que intenta Ellis – y que… bueno, no es una mala primera novela pero esperaba un poco más de Warren Ellis. No me malinterpretéis, es Warren Ellis desatado con los temas que tanto le gustan y todo eso, pero… me ha decepcionado un poco. En fin… cada cual que saque sus propias conclusiones, pero en mi caso, reconociendo que no es una mala lectura, no puedo decir que tampoco me haya agradado demasiado.

Ainss, lo que no le perdono es su referencia a El Ala Oeste de la Casa Blanca y a Studio 60… ¿será por envidia?

Seguro que a Rorschach le encantaría esta novela… hablando de lo cual…

¡Con ustedes, la última figura que me he comprado!

La única figura decente – a falta de ver la del Doctor Manhattan – de las que han salido de Watchmen… Obviamente me refiero a su parecido con los diseños del cómic, porque los uniformes de la película siguen sin gustarme…

Inquietante, ¿verdad?