Amanecer de Stephenie Meyer

Tenía pensado no hablar de este libro… así que imagináos lo que me ha parecido…

Amanecer de Stephenie Meyer

«No tengas miedo», le susurré.
«Somos como una sola persona».
De pronto me abrumó la realidad de mis palabras. Ese momento era tan perfecto, tan auténtico. No dejaba lugar a dudas.
Me rodeó con los brazos, me estrechó contra él y hasta la última de mis terminaciones nerviosas cobró vida propia.
«Para siempre», concluyó.
Te quedas sin opciones cuando amas a tu potencial asesino. ¿Acaso es posible huir o luchar si eso causa un grave perjuicio a quien quieres? Si la vida es cuanto puedes darle y de verdad le amas por encima de todo, ¿por qué no entregarla?
Ahora que Bella ha tomado una decisión, una inesperada cadena de acontecimientos está a punto de desatarse, con consecuencias inimaginables y potencialmente devastadoras.

Y es que este libro es sumamente ridículo… Veamos… hasta ahora me he contenido bastante en lo que respecta a las críticas de estos libros y con este iba a dejarlo correr y ni siquiera iba a hablar de él, pero es que… ¡me han provocado! Veamos… lo justo sería comenzar desde el segundo libro pero dado que ya comenté en ese que no era más que una copia del primero cambiando vampiros por hombres-lobo y del tercero ya dije que era como un cómic malo, pero es que este se lleva la palma…

Si el anterior finalizaba con Bella y Edward dirigiéndose a la casa de la primera para comunicarle a su padre que se casaban en este tenemos… boda, sexo entre un humano y un vampiro (no lo describe tampoco os creáis), embarazo, nacimiento de un híbrido vampiro-humano, vampirización, imprimación de un metamorfo a un bebé (no seáis mal pensados), reunión de vampiros, descubrimiento de que los hombres-lobo no son hombres-lobo si no metamorfos, amago de lucha entre vampiros y metamorfos con otros vampiros que no llega a ninguna parte porque… ¡se paran a hablar! Amos, no me jodas. A favor de la señora Meyer que mientras leía este libro no pensaba en cómo sería la película si no en lo chungo que iba a ser adaptar el libro a la película…

Una historia de este estilo NO puede tener un final feliz, me la sopla que sea una novela romántica juvenil (este último término lo utilizo por la clara falta de sexo en las novelas)… una historia con un humano enamorado de un vampiro NO, insisto, NO puede terminar bien. No tiene sentido. Ni siquiera con los vampiros moñas estos que hemos estado viendo en las novelas. No puede acabar todo bien. Si los homb… perdón, los metamorfos son enemigos mortales de los vampiros… NO pueden acabar siendo todos amigos y viviendo juntos bajo el mismo techo como si no pasara nada… joer, un poco antes no podían soportar el olor de los otros y luego se cambian la ropita… Amos, no me jodas. Un humano normal no puede aceptar que su hija sea un vampiro, su yerno sea un vampiro, su nieta sea un híbrido entre humano y vampiro y el hijo de su mejor amigo un metamorfo con forma de lobo, que no, coñe, que no.

En este libro asistimos a una estupidez tras otra sin que parezca haber un límite para tanta chorrada que se va acumulando página tras página… el remate es el momento en el que Bella descubre que es la Mujer Invisible versión vampiro… eso ya es de traca… En fin…

Eclipse de Stephenie Meyer

Y ya vamos por la tercera… ¿recordáis lo que escribía sobre todo el tiempo libre que tengo y que estas novelas se leen muy rápidamente? Pues eso…

Eclipse de Stephenie Meyer

Bella se encuentra de nuevo en peligro: una serie de misteriosos asesinatos está sembrando el pánico en la localidad y hay un ser maligno tras ella, sediento de venganza. Además, tendrá que elegir entre su amor por Edward y su amistad con Jacob, consciente de que su decisión podrá desencadenar definitivamente la guerra entre vampiros y hombres lobo. Mientras, se va acercando su graduación y tendrá una decisión más que tomar: vida o muerte. Pero ¿cuál es cuál?

Y si en el anterior había una apología del suicidio… en este tenemos una apología de los cuernos… ¡consentidos! Ríete tú de las brujerías de la Rowling… en el primero necrofilia, en el segundo suicidio y en este engaño a la pareja… ¡Cuantísimas cualidades para un mismo personaje!

Y es que Bella es un personaje que me cae muy mal, pero que muy mal. A ver… esta chica no es muy normal, y no me refiero sólo al hecho de que sea como un imán para vampiros y hombres-lobo y cualquier bicho que pasase por allí… Por cierto, ¿sólo hay vampiros y hombres-lobo? ¿Nada más? ¿No hay momias, criaturas de la laguna negra o cualquier otro bicho que se le ocurriese a la autora? Qué falta de imaginación, ¿no? En fin, decía que Bella me caía mal… ¿a quién no le puede caer mal? Es caprichosa, egoista, mentirosa… lo único que me gusta de ella es lo patosa que es e incluso eso parece que están corrigiéndolo poco a poco…

Y quizás suene raro al ser yo quien lo escriba, pero… pelín comiquero este libro, ¿no? Me refiero, por supuesto, al sentido negativo del término… es decir, cómic malo… y bastante tópico también… el enemigo de mi enemigo – aunque siga queriendo destriparle – es mi aliado (a ver quién es el guapo o la guapa que escribe amigo…) y tal…

¿Sabéis cuál es el problema principal que tengo con esta saga? Desde el primer momento veo la película que tenía planeada la autora… es tan, pero tan, sencillo imaginarse la película al tiempo que lees el libro… y no, no creo que sea mérito de la que escribe.

Luna nueva de Stephenie Meyer

Segunda de las cuatro novelas que componen la saga de cuatro en la que una chica “normal”, aunque esa tendencia a meterse en líos debería mirársela, se va enamorando de todos los monstruos con forma humana que “existen” sobre la Tierra…

Luna nueva de Stephenie Meyer

Para Bella Swan, hay una cosa más importante que su propia vida: Edward Cullen. Pero enamorarse de un vampiro es más peligroso de lo que Bella nunca podría haber imaginado. Edward ya ha rescatado a Bella de las garras de un diabólico vampiro, pero ahora, a medida que su arriesgada relación amenaza todo lo que es cercano y querido para ellos, se dan cuenta de que sus problemas puede que sólo estén empezando…

Y… empecemos por las pegas… con pequeñas diferencias este libro es un “copipasteo” del anterior cambiando las partes en las que pone “Edward” por “Jacob” o “Jake” – según le apetezca a la autora – y “vampiro” (o aquello que no puede ser nombrado o al menos no se nombra) por “hombre-lobo” (o como sea que lo llamen/escriban en este libro)… Así que en el esquema del mismo, más allá de ese viaje a Italia con el que seguro sueñan las “crepusculocas” (con cariño, recuerden, siempre dicho con cariño) en pos de su amado vampiro – y eso que tenía en casa al mazas peludo y cálido que hubiera hecho cualquier cosa por ella, ojo – para presentar, supongo, a personajes que tendrán importancia en posteriores novelas de la saga… como que el esquema se repite bastante: Bella sufre un cambio en su estado mental – en el primero por llegar a un pueblo que aborrece, en este por razones un poco más personales -; Bella se da cuenta de que la ronda un chico sumamente atractivo – ¿por qué a ella con lo fea que es y blablabla…? Ainss, Bella, Bella… ¡es un pueblo pequeño! ¡No hay tantas muchachas entre las que elegir! ¡No hay otra razón! – bueno, seguro que en el último libro se descubrirá por qué y tal, pero… ¿a que mi idea es mucho más lógica? XD -; Bella descubre que el chico oculta un secreto que no le puede revelar pero que parece sumamente interesado en que ella lo descubra solita; Bella se mete en muchos líos; Bella utiliza al chico de alguna forma; Bella descubre a su amor verdadero y blablabla…

A ver… le reconozco a la señora Meyer lo bien que refleja el estado en el que se encuentra Bella cuando cree que su vida no tiene sentido y funciona de manera automática (me gustó especialmente la página en la que aparecen varios meses consecutivos sin nada escrito en ellos, lo digo totalmente en serio, me gustó muchísimo esa página), pero… ¿no es pasarse un poco hacer que intente suicidarse? O sea… vale que viva en automático y tal, pero… ¿suicidio? Y eso de que engañe a un chavalín para lograrlo… como que tampoco me gusta demasiado.

También hay un problema en que el libro esté en escrito en primera persona… ¿En qué momento Bella deja claro, más allá de “uyy, nunca podre querer a Jacob como a Edward” – que eso lo deja bastante claro, este punto no lo niego – que ella siempre ha querido a Edward y que nunca podrá querer a nadie más después de que se pase nosecuántas páginas – dependerá de la edición claro – dudando si podría quedarse con Jacob, antes de salir corriendo hacia Italia y decir que nunca jamás ha dudado de su amor por Edward? Ehm… ¿acaso estamos ante una primera persona tramposa? En fin… ese es el problema de usar la primera persona, en algún momento la terminas cagando…

De cualquier forma le reconozco una cosa a la señora Meyer… sus libros son de lectura muy ligera. Eso es un punto a su favor.

Crepúsculo de Stephenie Meyer

Primera de las cuatro novelas que, supongo, Stephenie Meyer ha escrito sobre una humana enamorada de un vampiro… y digo supongo porque no sé sobre qué van las otras tres. Aunque supongo que serán más de lo mismo un poco ampliado.

Crepúsculo de Stephenie Meyer

Bella Swan regresa a Forks, Washington, para reunirse con su padre, Charlie cuando su madre, Renee, se va de viaje con Phil, su nueva pareja.
Al poco de llegar al instituto conoce a los Cullen, un grupo de atractivos y misteriosos jóvenes entre los que destaca Edward, de quien se enamora y es correspondida. Claro que él tiene un pequeño secreto…

Y es fácil saber por qué esta saga tiene tantas fans… Es que realmente es un libro escrito para ellas… y para convertirse en película. Obviamente me molesta mucho más esto último que lo primero. ¿Recordáis cuando se escribían libros sin pensar en la posible adaptación a cine? Qué tiempos aquellos, ¿verdad? Los autores escribían por el gusto de escribir (y sacar unas perrillas, claro) y no pensando en el pastón que podrían sacar por la película…
Como no podía ser de otra forma la novela es mejor que el libro… o al menos es más completa, así que recuerde – y sólo he visto la película una vez – en la película no se ve nada sobre el pasado de Alice y hay cosas entre Edward y Bella que no pasan como en la película (de manera continuada) en la que se juntan para ganar tiempo, supongo.
Hay cosillas que chocan en la narración… primero es que está narrado en primera persona, lo cual no es malo – es otra forma sin más de hacerlo -, pero hay ocasiones en las que Bella sabe cosas que no debería saber – si estuviese escribiendo el libro años después sería admisible que alguien le hubiese rellenado los huecos, pero… -, aunque teniendo en cuenta de que aparte de ser vampiros la gran mayoría de ellos tienen poderes de otros estilos… ¿por qué no va a tener Bella poderes?. La narración en primera persona tiene otro problema… el único personaje que se desarrolla en la historia es el de Bella y la verdad es que desaprovechan muchísimo al resto de los personajes, vale, sabemos que Edward es un vampiro y más que perfecto y que Bella es muy torpe y las crepuscuLOcas – que no se me ofenda nadie pero antes de saber sobre qué iban las novelas ya había oído hablar de sus fans, así que quien se sienta descrita por el término que sepa que lo utilizo de manera cariñosa – se pueden sentir, es más, deberían sentirse muy identificadas con Bella (¿cómo no hacerlo si seguro que es el sueño de toda mujer en vías de desarrollo? El encontrarse a un vampiro sexy y perfecto que beba los vientos por ella – que sí, que si un tío se encuentra a una vampiresa sexy y perfecta que esté loquito por él iba a reaccionar exactamente igual, pero… Stephenie Meyer escribió sobre Bella y Edward y no al revés)… aunque espero que no todas ellas sean igual de torpes, si no la sanidad estadounidense estaría siempre colapsada.

En fin, es una lectura bastante rápida a la par que entretenida, seguiré leyéndola porque es entretenida y porque me fastidia mucho dejar las historias a medias. Y eso que a mí los vampiros flojitos estos…

Inquietante, ¿verdad?