Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Si es que va provocando…

…y que luego el sr. Zapatero no se extrañe si en las próximas elecciones generales no vuelve a salir.


Para que veáis lo que toca, unas declaraciones de la susodicha…

Frecuentemente se les acusa de pedigüeños, ya sea a cuento de las subvenciones o del canon. ¿Se sienten maltratados?
-Maltratados no estamos en absoluto, porque el cine recibe muchísima más atención que otras artes como el teatro o la danza. Se ha convertido en el arte popular por excelencia.
¿Entonces, por qué tantas críticas?
-Hay muchos malentendidos y mucha falta de información. Es muy polémico el dinero del cine cuando es la partida más pequeña del Ministerio de Cultura. Por eso los sucesivos ministros suelen decirnos que no entienden «por qué este sector vuestro me genera tantos barullos y nadie me pregunta por la música clásica, por las orquestas, donde a lo mejor me estoy gastando más…».
Pero el canon escuece a muchos…
-Hay que organizar completamente la difusión y la copia de las obras. No puede ser que los vendedores de equipos y los fabricantes cuenten con todo el beneplácito y el apoyo de la sociedad y en cambio quienes generan contenidos se queden sin recibir dinero por su trabajo. Si pudiéramos entrar en los supermercados y llevarnos las cosas sin pagar sería una catástrofe. La piratería no la compensa el canon. ¡Sólo son unos céntimos! Mientras, el gran beneficiado es el que fabrica todos estos sistemas y el que vende la línea de ADSL. Y como los anglosajones van a seguir generando contenidos, la cultura en español va perdiendo espacio.

Estoy hasta las narices de escuchar que la culpa es de los espectadores o de los extranjeros, cuando una película española es buena o trata sobre algo que interese a los españoles, va mucha gente a verla. Cuando trata sobre la enésima paja mental de un director… como que no.

Por cierto, una cosa que tampoco ayuda demasiado para ir al cine es el precio de las entradas y, sobre todo, la relación calidad-precio (entiendase englobado en esto la comodidad de los asientos, la calidad de reproducción de sonido e imagen y, sobre todo para mí, la gente que hay a mi alrededor en la sala) cada vez más baja en los cines y el hecho de que, una familia de cuatro personas, estando la situación económica como está, dificilmente puede ir al cine todas las semanas (y dejemos a un lado que por el coste de las cuatro entradas con esperar un par de meses ya puedes comprar la película que sea en dvd y verla en una calidad bastante superior)… No me voy a poner en plan abuelo cebolleta, pero recuerdo perfectamente el poder ir al cine TRES veces en una semana con mil pesetas, lo que sería el equivalente a los seis euros actuales, con eso no podría actualmente ni entrar en el cine…

De cualquier forma, supongo, que si acaban llevando adelante la ley anti-p2p, el canon digital sería automáticamente eliminado, ¿no?

También habría que pensar una cosa… si el año pasado el cine español ingresó más dinero por subvenciones que por recaudación en taquilla… ¿no deberían intentar hacer algo más atrayente para el espectador y dejarse de gilipolleces? Además, ¿para qué piden que vayamos al cine a ver películas “españolas” si total ya les pagamos a través de los impuestos que pagamos? ¿No deberían ellos enviarnos directamente a casa las películas?

Inquietante, ¿verdad?